Soy Ángel Espinosa y, antes de nada, me gustaría decirte hola 🙂 Ahora que ya nos hemos saludado como es debido, voy a explicarte quién soy y qué hago. En mi CV dice que soy Diseñador Gráfico y Director de Arte en Madrid, que he trabajado en multinacionales como Gyro, HP y que soy ‘profe’ de innovación social en el IED y en el máster de Dirección de Arte de DB Madrid (si tienes moral para leerlo entero, puedes hacerlo aquí). Esa es la versión ‘oficial’ de mi trayectoria profesional: yo, sin embargo, prefiero la de ‘andar por casa’.

Entre nosotros, me gusta definirme como un ‘artesano de mundos visuales’. Y, ¿eso qué es?, dirás tú. Pues te lo cuento: mi oficio consiste en diseñar marcas con un cuidado mundo visual; marcas que trascienden el logotipo y que lo empapan todo. Lo hago con el mimo y las herramientas de un artesano, pero también con los conocimientos estratégicos de quien ha trabajado muchos años para la gran empresa: tu marca es la base de tu negocio y mi función como diseñador es conceptualizarla partiendo siempre de tu visión y objetivos empresariales.

¿Por qué trabajar conmigo?

La visión estratégica de la empresa, el cariño de un artesano

Mi perfil profesional combina dos facetas que raramente van de la mano: la artesana y la empresarial. He trabajado durante más de una década como Director de Arte para grandes marcas. Hacerlo me ha permitido desarrollar una metodología que nace de un enfoque estratégico y de negocio, pero que incorpora el calor, el mimo y la personalización propios del artesano.

La transversalidad de un director de orquesta

Como Director de Arte uno de mis grandes valores añadidos es la transversalidad. Podríamos decir que soy algo así como un director de orquesta: tengo los conocimientos y la visión necesarios para liderar equipos de creativos en la ejecución de un proyecto y, si hace falta, yo mismo puedo ejercer de ‘trompetista’, ‘guitarrista’ o lo que tu marca nos pida.

  • gallery-image
  • gallery-image
  • gallery-image
  • gallery-image
  • gallery-image
  • gallery-image
  • gallery-image

La personalización de un sastre: una marca a medida

He desarrollado un proceso de trabajo dividido en fases: cada una es una prueba en la que valoraremos juntos (nadie conoce tu marca como tú) cómo le sienta a tu proyecto el traje que le estamos diseñando y si es necesario hacer algunos matices para que el resultado final sea perfecto y nos enamore.

La ilusión por el proyecto, mi gasolina (y la tuya)

La ilusión es la gasolina que mueve todo buen proyecto. Como enamorado de mi oficio disfruto implicándome al máximo en cada nuevo trabajo de marca y acompañándote, de la mano y con una sonrisa, en el bonito y complejo proceso de darle vida.

Las claves de mi metodología

El amor paso a paso

Trabajo con una metodología dividida en fases: pequeñas pruebas que nos permitirán constatar que el ‘traje’ (marca) que estamos diseñando para tu proyecto le va como un guante. Suelo empezar por un ‘briefing’: una reunión intensa (de esas que se sirven con un café bien cargado) que me sirve para empaparme de tu proyecto; seguimos con la presentación del Documento de inspiración y el ‘naming’ (si lo hay): en

esta fase exploramos juntos posibles caminos creativos para tu marca, decidimos su nombre y vemos las primeras pinceladas del ‘storytelling’; continuamos con la presentación de dos (o más) opciones de marca, con su logotipo y su mundo visual y acabamos con el diseño de piezas. Opcionalmente, podemos trabajar en un Manual de Marca y un Documento de ‘Storytelling’ que servirá de base a tu futura comunicación.

  • gallery-image
  • gallery-image
  • gallery-image

Tú eres el protagonista

Nadie conoce tu marca mejor que tú. Partiendo de esa premisa básica, mi metodología está diseñada de forma inclusiva para que participes en todas las fases del proceso de creación de marca, aportes tu ‘feedback’ y te ilusiones colaborando bajo mi guia en la bonita y compleja tarea de darle vida. 

“Y sí…?” La apertura como norma

La creatividad nace de mentes abiertas, vivas y juguetonas. No te voy a pedir muchas cosas, excepto que cuando vengas a mi estudio lo hagas con ganas de divertirte y con una mente tan abierta a todo como la de un niño. ¿Jugamos? 🙂